Patronato García Lorca
 
Indice
Patronato Cultural Federico García Lorca
 
Casa Museo
Casa museo
 
Centro de estudios Lorquianos
Centro de estudios Lorquianos
 
Territorios Lorquianos
Territorios Lorquianos
 
Lorca y su tiempo
Lorca y su tiempo
 
Mar de lunas
Lorca y su tiempo
 
federico, santo y sentildeas comisario, alejandro v. garciacutea middot montaje, alejandro gorafe
 
FEDERICO, santo y señas Comisario, Alejandro V. García · montaje, Alejandro Gorafe
Exposiciones
LAS CASAS DE LORCA EN LA VEGA Y GRANADA Comisario, Alejandro V. García · montaje, Alejandro Gorafe
5 de Junio de 2019 - 30 de Septiembre de 2019
Museo Casa Natal FGL, sala GRANERO y Centro de Estudios Lorquianos, sala de exposiciones
La breve existencia de Federico García Lorca se desarrolló en Granada en dos ámbitos diferentes y suplementarios: el entorno rural de la Vega, que abarca la casa natal de Fuente Vaqueros, la de labranza de Valderrubio y la propia Huerta de San Vicente, y se extiende por los cortijos de Daimuz y de la Gariba, las fuentes de la Carrura y la Teja, las riberas del Cubillas y el Genil y la vega de Zujaira; y el entorno urbano constituido por las tres viviendas que la familia habitó entre 1908 y 1933, año en que los padres, siguiendo a sus hijos, abandonaron Granada por Madrid.
Pero no se desentendieron del todo de Granada. A partir de 1933, regresaron todos los veranos a la última propiedad que les quedaba, la Huerta de San Vicente, una mezcla del sosiego rústico de la campiña con los adelantos de una mediana ciudad de provincias. Hasta que los Lorca no colonizaron la Huerta no llegó el agua potable y la luz eléctrica. El agua brotó a través de vieja red hidráulica de los árabes, y la electricidad los alumbró gracias a las influencias de don Federico: arqueología y modernidad.

En la Huerta se refugiarían cada verano entre el aroma de los jazmines y las damas de noche y los olores espesos de una urbe que fue creciendo y creciendo hasta apropiarse de vegas, huertas y sembrados.
En Fuente Vaqueros habían habitado dos viviendas, la de la calle de la Trinidad, donde nació Federico, y la de la Iglesia, hoy destruida. En 1906 marcharon a Valderrubio y repitieron el mismo rito de paso: alquilaron una vivienda en la calle Ancha y después se cambiaron a otra mucho más amplia en la calle Iglesia.

Dos ámbitos distintos –la tierra y el asfalto; el cortijo y el piso; la Vega ancha y el entorno chico y amistoso de la plaza del Campillo- que se comunicaban entre sí con préstamos sutiles.

La primera vivienda en Granada, en la Acera del Darro 60, fue una casa burguesa, pero una casa con jardín más un pilar y una “fuente saltadora”. De ahí pasaron provisionalmente a Gran Vía y luego a la Acera del Casino donde acabaron, como describe Francisco García Lorca, de “urbanizar nuestra infancia campesina”.
Las casas de Granada fueron para los hermanos García Lorca un “gran juguete”. Las visitas continuas de la gente de la Vega (amigos, parientes y tratantes) mantenían vivos las costumbres y los acentos de los pueblos emancipados del antiguo Soto de Roma. Eran los años en que don Federico, antes de cerrar los acuerdos con un viril choque de manos, consultaba a los espejos de la casa de la Acera del Casino.
Nunca hubo desgarro. Incluso en Nueva York o Argentina, estaba presente en Federico el paraíso original: “Toda mi infancia es mi pueblo. Pastores, campos, cielo, soledad. Sencillez, en suma”.

Entre la nieve y el trigo, Alejandro V. García 2019
 
Documento: Federico, santo y señas
 
 

FEDERICO EN TU RUTA 2020

Programa didáctico del museo para escolares
 

LA MALENTA SONORA / LA MALETA VIAJERA

por el músico MANUEL MATEO
 

Huellas de la Institución Libre de Enseñanza en Granada

Editado por el Aula Permanente de Formación Abierta de la UGR
 
Diputación de Granada
Universo Lorca
Todos los derechos reservados © 2009 Patronato Cultural Federico García Lorca. Diputación de Granada | Aviso Legal | casamuseolorca@dipgra.es