Patronato García Lorca
 
Indice
Patronato Cultural Federico García Lorca
 
Casa Museo
Casa museo
 
Centro de estudios Lorquianos
Centro de estudios Lorquianos
 
Territorios Lorquianos
Territorios Lorquianos
 
Lorca y su tiempo
Lorca y su tiempo
 
Mar de lunas
Lorca y su tiempo
 
viaje a la luna
 
VIAJE A LA LUNA
Venta directa y on line
Guion cinematogrfico de Federico Garca Lorca. Nueva edicin del Patronato FGL
28 de Enero de 2021 - 28 de Enero de 2021
Punto de venta LIBRERA BABEL GRANADA
Prólogo, anotaciones y estudio crítico de Ángel Quintana.
Edita, Patronato Federico García Lorca de la Diputación de Granada, 2020.
92 p. ; 23,5 X 17 cm. + Encarte 20 p. ; 15 X 14 cm. con collages de Marta Vázquez Juárez
Diseño, Marta Vázquez

PVP 18 €

Nueva York fue la eclosión de la vanguardia en la obra de Lorca y la eclosión de cierta visión multidisciplinar de las artes. Además del poemario Poeta en Nueva York, publicado por primera vez con carácter póstumo en México en 1940, es interesante constatar cómo de su estancia neoyorquina surge el sustrato para la posterior escritura de tres obras claves que abrieron caminos hacia una nueva visión del teatro lorquiano: El público (1930), Así que pasen cinco años (1931) y Comedia sin título (1936) […]
El guion Viaje a la luna (1929) puede considerarse como un precedente de las búsquedas que Lorca llevará a cabo en el teatro de vanguardia y como un intento de materializar una nueva poética basada en el simbolismo y en la construcción de imágenes visuales. Muchos elementos de El público proceden directamente de Viaje a la luna, hasta el punto de que el guion cinematográfico aclara y expande muchas de las ideas que posteriormente serían planteadas en el interior de la pieza teatral […]
Lorca redactó en Viaje a la luna un guion literario, con escasas indicaciones técnicas, que estaba numerado en 71 apartados, los cuales no se correspondían ni a la noción de plano, ni a la noción tradicional de escena. Cada apartado era el resultado de una alegoría, de un trabajo de imaginación visual. A pesar de ser una «película imposible», Viaje a la luna posee en su interior una serie de elementos que la conectan perfectamente con el universo poético y visual que Lorca exploró en 1929. Este universo poético surgió, tal como ha indicado Antonio Monegal, del hecho de que Viaje a la luna funciona como una obra clave en un momento de encrucijada artística.
La idea de un cruce artístico en torno a Viaje a la luna abre una puerta para poder vislumbrar la consideración que Lorca podía llegar a tener del cine como un medio de expresión capaz de crear una nueva poética vanguardista […]
Es cierto que la obra recoge un claro deseo orientado hacia el establecimiento de una poética cinematográfica por parte de Lorca, pero no deja de ser intrigante que solo existiera un manuscrito, que el poeta no hiciera ninguna otra copia y que al dejarlo a Emilio Amero pareciera querer desprenderse del mismo. Una posible hipótesis podría encontrar su justificación en el estado de ánimo que produjo a Lorca el estreno de Un chien andalou, dirigida por sus amigos de la Residencia. Esta hipotética vía abre de nuevo el debate en torno a si Viaje a la luna era una repuesta a esta película o si, por el contrario, era el punto de partida de una nueva poética que no acabó concretándose en el cine sino en las tres piezas del teatro imposible. De todos modos, el abandono del texto por parte de Lorca y su cesión a Amero no deja de ser un gesto enigmático, un gesto que contribuye a dimensionar la leyenda que envuelve la gestación de Viaje a la luna […]
Para poder llegar a comprender el guion de Lorca, más allá del universo simbólico del autor, es importante relacionar Viaje a la luna con el cine de otros poetas o artistas plásticos que en los años de la vanguardia realizaron importantes piezas cinematográficas que marcaron el nacimiento de un cine experimental. Este anexo cierra el libro.
Ángel Quintana [fragmentos]




***


Ningún hombre es una isla. Está conectado a la memoria que ha heredado. Viaje a la Luna, el guion que García Lorca escribió en el otoño 1929 en su estancia en Nueva York, evoca desde su título una metáfora recurrente en su obra y que afecta a su propio discurso. También a los orígenes del cinematógrafo, Le Voyage dans la Lune (1902) de Georges Méliès, inspirada a su vez por otras múltiples fuentes.
Hay textos que funcionan como bombas y obras que encienden la imaginación. El cine y el psicoanálisis, los dos “continentes” abiertos en el siglo XX, se convierten en matrices teóricas y creativas no solo de su guion, sino también de Un perro andaluz (Un chien andalou, 1929), de sus amigos Buñuel y Dalí, que bromeaban sobre el carácter «neopopular» del Romancero gitano (1928). El título del film, decidido “in extremis” por el cineasta, hizo creer a García Lorca que se trataba de una velada alusión a él. Más allá de la certeza, nunca confirmada ni desmentida expresamente por Dalí o Buñuel, Viaje a la Luna es una contestación al film Un chien andalou de sus antiguos amigos. Pero es, sobre todo, un ensayo del «teatro imposible» que escribirá en años sucesivos y de la poesía que inaugurará con Poeta en Nueva York.
Así, Un chien andalou, con maldad o sin ella, convertido en un film poético y surrealista alejado del relato, es en parte un reflejo de recuerdos, personajes y alusiones al cuerpo en el discurso lorquiano que pueden rastrearse de manera concreta en el Paseo de Buster Keaton y La muerte de la madre de Charlot o la Luna y la navaja, tan relevantes en la obra de Lorca e imprescindibles en el famoso «Prólogo» que el propio Buñuel protagonizó.
Las imágenes evocadas en Viaje a la Luna son, esencialmente, un anhelo de lo imposible que luego se verá asociado a sus propuestas estéticas. La finura que contiene depende del momento en que se produce tras Un chien andalou y es la configuración efímera del momento en que se unen la belleza y el desconsuelo.
José Luis Chacón

***



En el teatro de vanguardia de Lorca estalla una apasionante idea orientada a la búsqueda de una escritura que no está basada en el uso de la dramaturgia como desencadenante de las tensiones entre los personajes, sino hacia la búsqueda de lo visual como elemento poético. Está búsqueda está apoyada por el uso de las metáforas y por la creación de una plasticidad en la escena a partir del uso de la palabra. El guion Viaje a la luna (1929) puede considerarse como un precedente de las búsquedas que Lorca llevará a cabo en el teatro de vanguardia y como un intento de materializar una nueva poética basada en el simbolismo y en la construcción de imágenes visuales. Muchos elementos de El público proceden directamente de Viaje a la luna, hasta el punto de que el guion cinematográfico aclara y expande muchas de las ideas que posteriormente serían planteadas en el interior de la pieza teatral.

Àngel Quintana




 
 
 

MARIANA PINEDA, UNAS PÁGINAS, UNA EMOCIÓN

Edición de Ángeles Mora
 

EL DON DE ENRIQUE (I) por Pedro G. Romero

El cantaor construye sus herramientas asumiendo formas de cantar, escuelas diferentes y heterodoxas para el canon de su tiempo, escuchando, abriéndose a otras músicas, a formas degeneradas de flamenco
 

Homenaje a Federico García Lorca y a todas las víctimas de la guerra civil española

84 años del fusilamiento del poeta
 
Diputación de Granada
Universo Lorca
Todos los derechos reservados © 2009 Patronato Cultural Federico García Lorca. Diputación de Granada | Aviso Legal | casamuseolorca@dipgra.es